Whisky escocés

El whisky escocés es un whisky de malta o de grano (o una mezcla de ambos), fabricado en Escocia, donde se elaboran los whiskies más prestigiosos del mundo. En 2018 había 133 destilerías de whisky escocés en funcionamiento en todo el país.

Mostrando 1–48 de 57 resultados

El origen

Todo el whisky escocés fue originalmente hecho de cebada malteada. Las destilerías comerciales comenzaron a introducir el whisky hecho de trigo y centeno a finales del siglo XVIII. El whisky escocés se divide en cinco categorías distintas:

Whisky escocés de malta única
(single malt)
Elaborado con agua y cebada malteada, sin ningún otro cereal, en una única destilería (de ahí el nombre single) en alambiques de olla.

Whisky escocés de grano único
(single grain)
Elaborado también en una única destilería, con agua y cebada malteada añadiendo granos de otros cereales.

Whisky escocés de malta mixta
(blended malt)
Mezcla de whiskies single malt procesados en diferentes destilerías.

Whisky escocés de grano mixto
(blended grain)
Mezcla de whiskies single grain procesados en diferentes destilerías.

Whisky escocés de mezcla
(blended scotch)
Mezcla de whiskies single malt y single grain.

La primera mención escrita conocida del whisky escocés está en el Exchequer Rolls de Escocia, 1494. El whisky escocés era conocido como aqua vitae, que en latín significa «agua de vida».

La elaboración

Todo el whisky escocés debe envejecer en barriles de roble durante tres años por lo menos. Toda indicación de edad en una botella de whisky escocés debe reflejar la edad del whisky más joven utilizado para producir ese producto. Un whisky con una declaración de edad se conoce como whisky de edad garantizada. Un whisky sin indicación de edadtiene como garantía que todo el whisky contenido en esa botella tiene una edad mínima de tres años. El grado mínimo de embotellamiento según la regulación es de 40% de alcohol.